Lo nuestro

 

Luna y yo. Una yegua sin pretensiones. Un hombre sin pretensiones. Cuarto y mitad de hombre, en realidad. Una yegua de varias sangres: algo de aire árabe, algo de aragonesa... Como yo mismo: judío, árabe, cristiano... todo mezclado, todo junto. Procuro hacer sólo lo que he soñado primero. Y esto nuestro lo he soñado muchas veces.